Experimento Philadelfia explicado en planos espirituales

Posted on diciembre 24, 2010

0


Uno de los misterios más notables relacionados con la fabricación de armas para la guerra fue la de un supuesto proyecto desarrollado por físicos estadounidenses en el arsenal de Filadelfia, en los Estados Unidos, en la década del 40, poco antes de terminar la Segunda Guerra Mundial.


El llamado Experimento Filadelfia fue un proyecto ultra secreto llevado a cabo por los Estados Unidos en 1943. En 1979 fue tema de un libro escrito por Charles Berlitz titulado “Sin rastro” y de muchos otros, así como de innumerables películas

El propósito de este experimento consistía en hacer la materia del buque invisible al radar, manifiestamente con fines bélicos.


El experimento falló porque el buque, en rigor, no se tornó invisible como se esperaba, sino que literalmente desapareció del plano físico 1 y su materia fue transmutada al plano siguiente, el nivel vibratorio 2 (donde moran los espíritus del Error).


Obviamente, en este plano 2, el buque no se reprodujo tal cual, porque en este nivel vibratorio no hay materia, sino que se representó o reflejó mediante luces.


Se puede ejemplificar esta idea con la computación: si alguien quiere trasladar un dibujo realizado en Korel a un programa incompatible como lo es el Word, al abrirlo no aparecerá el dibujo en sí sino su representación mediante signos.


Esto es lo que ocurrió con el buque, no su duplicación sino tan solo su representación.

El buque sobre el cual se experimentó desapareció del plano físico y se trasladó, en forma representativa, al plano siguiente, donde estuvo algunos instantes y luego regresó al plano físico, en un lugar distinto del que partió, situado a varias millas.

Tampoco regresó tal cual partió, porque no hubo una unificación perfecta.


Un símil, para que se entienda lo que sucedió, lo puede dar también el ejemplo recién mencionado: si el dibujo representado en Word por signos se quiere volver a trasladar a Korel, y por alguna razón la computadora no funciona bien, el resultado será un desastre.

Esto es lo que ocurrió con el buque y los tripulantes. El buque, mal rearmado, atrapó a los tripulantes cortándolos en dos con el acero, pues quedaba, por ejemplo, de un lado de la pared la cabeza y parte del torso y del otro lado el resto, circunstancia que provocaba su desencarnación inmediata.


Otros tripulantes murieron totalmente desfigurados por el gran calor que generó el cambio de plano.

El experimento resultó fallido, en definitiva, porque no cumplió los requisitos que necesitaba la teoría del campo unificado, que había esbozado Einstein, para funcionar con éxito, ya que los imanes que pusieron no brindaban el magnetismo suficiente como para generar un equilibrio, y, al haber desequilibrio en la transustanciación, el buque se rearmó mal con las consecuencias nefastas apuntadas.


El proyecto fue abandonado por razones económicas y quedó archivado como material ultrasecreto. Éste es todo el misterio.


Anuncios