Conoce la verdad de la teletón , For Dummies!

Posted on febrero 4, 2011

0


Empezemos el post con un poco de Referencias:

Las primeras teletones se realizaron en Estados Unidos y hasta el día de hoy, diversas organizaciones de caridad realizan este tipo de eventos, siendo la principal la organizada por Jerry Lewis en favor de la Asociación Americana de Distrofia Muscular. La idea sería exportada a Latinoamérica por el presentador chileno Mario Kreutzberger (Don Francisco), expandiendo posteriormente este proyecto al resto del continente. Las teletones latinoamericanas están asociadas actualmente en la ORITEL, que cuenta con trece miembros:

Pero la que nos importa es El Salvador:

Desde hace algunos años TCS, tele corporación salvadoreña, a través de su Fundación, se ha encargado de realizar distintas acciones de “asistencia social”, y finalmente su proyecto más provechoso económicamente que ha encabezado su “altruismo” empresarial, ese es la TELETÓN.


Las características más sobresalientes de esta actividad son las siguientes:

Sin hacer mucho esfuerzo, se puede encontrar un bombardeo de anuncios que explotan las discapacidades físicas de cientos de niños, como si éstos fuesen objeto de exhibición, apelando a la conciencia de quien recibe el mensaje.

Es así como crea en la audiencia la capacidad de concebirse “afortunada” al poder tener un trabajo, vivienda y sobre todo buena salud, aunque en este no tenga un salario digno que le alcance para cubrir sus necesidades primordiales.

Sucede que, el Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta, hace deducibles los donativos que se otorguen a asociaciones, instituciones u organizaciones que destinen la totalidad de los donativos recibidos y sus rendimientos para obras o servicios públicos, que efectúen o deban efectuar la Federación, Estado o Municipios.

Sucede que, el Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta, hace deducibles los donativos que se otorguen a asociaciones, instituciones u organizaciones que destinen la totalidad de los donativos recibidos y sus rendimientos para obras o servicios públicos, que efectúen o deban efectuar la Federación, Estado o Municipios.

Todo eso para vender la idea de que con el dinero que se junte, se construirán hospitales y centros de rehabilitación donde se atenderá, a toda esa gente, cuando en realidad esto es un deber, que tiene el gobierno, ya que todos y todas pagamos los impuestos para un verdadero desarrollo del país.

 

Esto significa que, cuando se hace una donación a una institución que otorgue, “sin fines de lucro”, un servicio que debe otorgar el Estado, la persona que realizó la donación puede fácilmente decirle a hacienda, que no le cobre los impuestos equivalentes a la cantidad que dio, pues ya hizo una “buena obra”.

 

La gente, por actuar de buena fe, cae en el engaño de TCS, y donan al igual que mucha gente. Estos no les dan recibo para que Hacienda les descuente ese dinero de lo que pagan de impuestos.

Al final del segundo día, resulta que el dinero que donaron cientos de personas llega a la meta que se había fijado al principio y siempre se recolecta más de lo previsto. Entonces es cuando lo que no se ve en los medios se traduce en ganancias efectivas para cierta empresa. Esta cantidad que se juntaron, con las aportaciones de mucha gente, TCS las acumula y en lugar de entregar miles de donativos por cada persona a Fundación Teletón, hace una sola aportación a su nombre (TCS), por ella la Fundación le consigna un recibo deducible de impuestos.

En realidad, el verdadero problema radica en que miles de personas colaboran con una buena cantidad de dinero, esta que también es deducible de impuestos, y a ellos no les dan recibo para que los deduzcan de sus impuestos personales. Pero no es sólo eso.

De ésta forma, TCS al momento en que Hacienda le cobra, muestra el recibo de la Teletón, por lo que Hacienda ya no le cobra, pues supuestamente lo pagó al hacer la donación; pero no sólo eso, como el recibo era por una buena cantidad de dinero, Hacienda deberá ¡REGRESARLE! a TCS cierta parte de dinero en efectivo, mismo que TCS NO regresará a las personas que realmente donaron ese dinero.



Todo lo que se dona a la Teletón es dinero que el gobierno deja de recibir por concepto de impuestos, y que se debían destinar a obras y servicios al pueblo, enriqueciendo más a los ya millonarios, dueños de TCS, y a los empresarios que obtienen publicidad gratuita y reconocimientos por su “altruismo”, que pagan sus empleados.

 

 

El truco que utiliza TCS es muy semejante al que realiza TELEVISA en México. Estas empresas, como cualquiera en su naturaleza, deben pagar impuestos, pero, como su negocio es obtener más ganancias y menos pérdidas, el pagar no les conviene, así que crean una institución “aparte”.

 

Es ahí donde se encuentra el verdadero negocio de la teletón, ser un medio para que TCS evada impuestos, y los pague la gente a la que enajena diariamente con su desinformación televisiva.

Anuncios